martes, 24 de enero de 2012

JUEGOS, PASATIEMPOS Y MANUALIDADES PARA ENSEÑAR A LOS NIÑOS A RECICLAR Y REUTILIZAR

Para enseñar a nuestros hijos a reciclar de una forma divertida podemos mostrarles cómo separar los residuos a través de juegos:

- Dibuja con los niños los cuatro tipos de contenedores que hay según el material reciclado: papel y cartón (azul), vidrio (verde), plástico latas y bricks (amarillo) y residuos orgánicos (naranja). Los contenedores se pueden recortar y pegar en un azulejo de la cocina. Alrededor de cada uno de ellos, los niños pueden pegar los objetos que previamente han dibujado y recortado y que pertenecen a cada contenedor: un periódico viejo en el azul, una botella de cristal en el verde, un cartón de leche en el amarillo o la raspa de un pescado en el naranja.

- Los calcetines viejos son geniales para hacer caballos y serpientes. Hay que rellenarlos de telas inservibles (ropa rota que no se puede donar) o de papel de periódico. La cara se les hace con un rotulador, o recortando los ojos y la boca en cartulina y pegándolos después.

- Con cajas de embalaje o de cartón que hayan venido del supermercado o de comprar zapatos se pueden construir circuitos laberínticos o pequeñas casitas. Pintar, recortar figuras y pegarlas... las posibilidades son infinitas cuando un niño le echa imaginación.

- Con botellas de plástico podemos fabricar un juego de bolos. Necesitaremos varias del mismo tamaño. La bola se construye con el papel de plata de envolver los bocadillos.

- Con las cajas de las porciones de queso podemos fabricar un juego de chapas gigante. Si las decoramos con pinturas de dedos tendremos un bonito resultado.

- Podemos fabricar un palo de lluvia con una botella de plástico rellena de piedrecitas. Podemos pintarla después para que no se vea el interior.

- Dos envases de yogur rellenos de piedrecitas con otros dos encima pegados se pueden convertir en unas maracas.

- Ayuda a Muski y sus amigos a encontrar el contenedor amarillo y a depositar las basuras en el contenedor correcto

- Juegos y pasatiempos para la concienciación sobre la recogida selectiva y reciclaje de envases ligeros

- Los más pequeños aprenderán coloreando a utilizar correctamente los contenedores de residuos sólidos urbanos

- El parchís del reciclaje
Es el clásico juego del parchís, pero aquí las fichas son especiales: se trata de envases. Para el jugador amarillo, los envases son los de plástico, lata y tipo brik. Para el jugador azul, los envases de papel y cartón. Para el jugador verde, los de vidrio. Y para el jugador gris, el resto de basura que no se puede separar. El objetivo es, al igual que en el parchís, llevar tus envases al contenedor adecuado y ser el primero en colocarlos todos allí. ¡Buena suerte!.
Material: Necesitamos lápices de colores, tijeras y dados.
Desarrollo: Crear o transformar un tablero de parchís en una cartulina, a partir de un tablero de parchís. En lugar de los colores clásicos se utilizan los colores de reciclaje (amarillo, azul, gris y verde). Se puede dibujar, recortar de revistas o colorear objetos o cosas que van a cada tipo de contenedor, para reforzar qué y cómo se recicla.
A la hora de tirar la basura se puede pedir la ayuda del niño para saber en dónde hay que tirar los desechos de la casa.

- El guiñol del reciclaje
Para entender el concepto de reciclaje y de utilidad, podemos enseñar a los niños que reutilizar los envases como juguetes o muñecos es divertido. El guiñol es una forma sencilla y entretenida de transmitir conceptos y pautas de comportamiento.
Cumpliremos varios objetivos como entender el concepto de reciclaje, desarrollar la imaginación, la puesta en escena teatral, la historia y el guión, además de transmitir con el juego conocimientos a otros.
Material: Envases utilizados y limpios, tijeras, pegamento, gomas elásticas.
Desarrollo: Construiremos, en primer lugar, un teatrillo con una caja de cartón. Con otros envases prepararemos marionetas: recortando botellas para hacer vehículos, utilizando latas o envases de yogur para dar forma a animales (podemos añadir papel de seda, celofán, adhesivos, etc).
A continuación, inventaremos historias para enseñar a los compañeros o, incluso, a los niños más pequeños por qué se deben separar los envases y cómo hacerlo.

- Los contenedores de mi ciudad
Con este juego enseñamos a los niños a conocer su entorno más cercano, sea barrio, pueblo o ciudad. Le ayudamos a descubrir los elementos a nuestro alcance y a todas las personas que participan en la recogida selectiva de residuos.
Así pueden entender que los residuos separados se convierten en nuevos materiales y esto ayuda, por tanto, a que haya menos basuras que van a parar a vertederos, algo que perjudica al medio ambiente.
Ser solidarios con una causa justa, como es la defensa del medio ambiente, empieza por saber todo  lo que podemos hacer desde casa.
Material: Callejero, mapa de la ciudad, chinchetas o adhesivos de color amarillo, azul y verde.
Desarrollo: El objetivo de esta actividad consiste en situar en un plano de la ciudad o del barrio-y si no se dispone de un plano o se prefiere, dibujar ellos mismos un croquis del callejero- los lugares donde se encuentran los contenedores de colores de la recogida selectiva y marcarlos con las chinchetas o adhesivos de su mismo color.
También podemos marcar los contenedores tradicionales, las papeleras y otros puntos verdes. Otra opción es complementar la actividad con una salida por el barrio para localizar estos puntos y para ver en qué lugares haría falta poner más papeleras o contenedores. Si no se encontraran este tipo de contenedores, podemos dirigir la actividad a localizar en qué puntos habría que ponerlos para facilitar a todos los ciudadanos la separación de envases.


Manualidades para hacer con niños

UN ZOOLOGICO DE ANIMALES DE CORCHO: 
Los niños adoran los animales, y la idea de hacer juntos nuestro propio zoológico es una actividad super apropiadad para los días de lluvia o aquellos en que queremos quedarnos en casa.
Aquí te mostraremos cómo hacer una cebra, pero tú puedes usar la misma técnica para hacer cualquier animalito que le guste a tus hijos.
La elaboración de esta manualidad es muy simple. La parte más complicada y que recomendamos la hagan previamente los padres, es el cortado de los corchos. Una vez hecho esto, los niños pueden realizar el armado y pintado de los animales.
Si están muy inspirados, una vez que cada niño tenga hecho un animalito, pueden trabajar en su "corral" o "jaula". Para esto usen palitos de helado o bajalenguas para las cercas y luego pueden recortar el "pasto" con fomi verde y hacer algún "ojo de agua" con fomi azul. Al poner todos los corrales juntos, ya tendrán listo su zoológico.

HACIENDO PULSERAS DE PAPEL
Para ello sólo necesitas unos rollos de papel higiénico terminados, una tijera o un cortante, y unos marcadores permanentes. Los rollos de papel higiénico igual que los rollos de papel de cocina sirven para jugar a tanta cosa, que como norma en casa siempre los guardamos esperando la oportunidad para reciclarlos transformándolos en algo divertido. Te recomiendo que hagas lo mismo y uses tu imaginación para crear desde tubos de sorpresitas hasta títeres con ellos. Lo mismo sucede con los marcadores permanentes. Con ellos puedes darle vida a cualquier objeto, como convertir un simple globo en un pez de carita simpática, hasta marcar las cosas que tu hijo lleva al colegio con su nombre. Por tanto, siempre es bueno tener unos marcadores permanentes de diferentes colores contigo. Volviendo a las pulseras, simplemente corta tubitos de unos 3 centímetros de ancho y decóralos con los marcadores. Puedes ponerles dibujos geométricos, flores o corazones. Lo importante es agregarle a las pulseras unas notas de color. Verás que a tu hijita le encantarán y sólo necesitas unos 3 minutos para crearlas. Además, es una excelente forma de reciclar cartón.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada